Ruta a los ibones Azules – Pirineo de Huesca

El verano y la primavera son estaciones propicias para la fabulosa excursión a los ibones Azules, que empieza en coche desde Biescas hasta el Balneario de Panticosa (23,5 km) y continua a pie por una senda (GR11) a la derecha del refugio de la Casa de Piedra.

La pista no es cómoda y el terreno es pedregoso, así que, si acompañan menores, deberían estar acostumbrados a largas caminatas. Además, es necesario equiparse adecuadamente: con calzado de montaña, gorra, crema solar, bastón –no es imprescindible, pero es muy práctico-, cortaviento o chaqueta (al alcanzar los ibones refresca la temperatura, el viento es habitual y puede surgir alguna precipitación), agua o bebida isotónica y un energético picnic.

Tras 500 metros de ruta, alcanzado el salto del Salto del Pino, el camino empieza a hacerse más empinado y no hay tregua hasta el final, pero la belleza del paisaje –con saltos, cascadas del río Caldares y praderas- compensa el esfuerzo de la ascensión. El mirador de la Reina, la Cuesta del Fraile y el refugio de Bahimaña son parajes ideales para descansar antes de continuar, primero hasta los espectaculares ibones de Bachimaña y, finalmente, al paraíso de los ibones Azules a la orillas de cuyas aguas se pueden contemplar algunos de los tremiles del Pirineo de Huesca, como los picos Los Infiernos y Garmo Negro.

  • Estación recomendada: verano y primavera • Dificultad: media
    Recorrido (Panticosa Balneario <> Ibones Azules): 13 km – Duración: 6 horas  > DESCARGAR MAPA PDF <
  • Altitud máxima: 2.416 m • Desnivel acumulado de subida: 815 m > DESCARGAR RUTA EN GPX y KML <
Ruta de los ibones azules en Pirineos

Ibones Azules – Pirineo de Huesca